¿Porque actuamos mal frente al medio ambiente? Caso Colombia

Los psicólogos e investigadores Colombianos Laura Alfonso y Luis Prieto de la Universidad de la Sabana, adaptaron a la realidad colombiana un instrumento para medir barreras de inacción ante la realidad ambiental y climática. El Observatorio Pulso del Consumidor de SINNETIC, tomó este instrumento para medir en las cinco principales ciudades de Colombia aquellas barreras que nos impiden tener comportamientos pro-ambientales.

¿Qué nos impide tomar acción ante el inminente llamado de la naturaleza a cambiar?

La investigación al rededor de este tema, ha demostrado que hay por lo menos cinco tipologías de barreras frente la adopción de comportamientos pro ambientales:

TOKENISMO

Esta es la barrera más frecuente en los Colombianos: "Soy insuficiente para arreglar el problema", "No importa cuánto haga, será tan pequeño que no tendrá un efecto" Esta barrera asume que el cambio individual es insuficiente para controlar el daño climático o la contaminación, se cree que el cambio debe ser implementado por muchos para que tenga efecto, en otras palabras se posterga la responsabilidad individual esperando un cambio en el colectivo.

Para el caso de Colombia el 36% de los entrevistados creen que sus comportamientos pro ambientales ya hacen la diferencia (Barranquilla es la ciudad donde los consultados se sienten más confiados).

El 11% consideran que las consecuencias del cambio climático están en el futuro lejano; En Bogotá los consultados consideran que las consecuencias del cambio climático están cercanas.

A continuación el comportamiento de estas dos actitudes por ciudad

  Bogotá Medellín Cali Barranquilla      
Mis acciones ambientales ya hacen suficiente diferencia.

35%

29% 35% 44%      
Estos problemas están tan lejos en el futuro, que no hay necesidad de actuar. 8% 14% 12% 12%      

METAS CONFLICTIVAS

Esta es la segunda barrera con mayor frecuencia entre los consultados. Aquí, los comportamientos pro ambientales entran en conflicto con metas individuales de las personas. Para algunos es injusto que los que han contaminado en el pasado pidan a las nuevas generaciones dejar de contaminar, a otros les es difícil no usar enormes cantidades de agua caliente para bañarse o reducir el uso de plástico en los domicilios. 

Para el 29% de los consultados, adoptar un comportamientos pro ambientales implica dejar de hacer cosas que les gusta o qué creen necesitar como duchas largas, uso de plásticos o TV prendido mientras duermen. Medellin se muestra como la ciudad con mayor apertura a negociar sus necesidades individuales en pro de apoyar la recuperación del medio ambiente.

  Bogotá Medellín Cali Barranquilla      
Estos temas son muy importantes para mi, pero es muy difícil cambiar mis hábitos

32%

19% 31% 32%      

Por otra parte, el 12% de los consultados "se rindió", tienden a decir que no ha cambiado su comportamiento porque cree que "no servirá de nada"

  Bogotá Medellín Cali Barranquilla
No he cambiado porque creo que esto no funcionará

14%

5% 19% 8%

SUB ESTIMACIÓN DEL PELIGRO, CAMBIOS INNECESARIOS

Subestimar el riesgo, es la tercera barrera a superar en pro de adoptar comportamientos que ayuden a frenar la crisis ambiental en Colombia. Son creencias fundamentadas en la premisa que estos desastres naturales producto del cambio climático ocurrirán en el futuro. La creencia va dé la mano con la idea que tienen las personas sobre la capacidad de "auto sanar" del planeta.

El 28% de los consultados reportan que anteriormente han hecho esfuerzos en pro del ambiente y en consecuencia no es necesario hacer más aportes, de igual forma, el 20% piensan que los cambios de comportamiento no son necesarios en el corto plazo ya que no impactan su hábitat

  Bogotá Medellín Cali Barranquilla
Anteriormente ya he hecho un esfuerzo importante en este sentido por lo que no es necesario que haga cambios

43%

19% 12% 28%
Cambios como estos no son realmente necesarios para mí porque es probable que las condiciones ambientales se mantengan bien en mi área 14% 10% 31% 28%

El 43% de los consultados en Bogotá creen que nuevos esfuerzos no son necesarios ya que en el pasado han implementado algunos. El 31% de los participantes en Cali asumen que dado que su ecosistema está "bien", los cambios no son realmente urgentes.

FALTA DE CONOCIMIENTO

La cuarta barrera para adoptar comportamientos pro ambientales en Colombia es la falta de conocimiento. Esta tipología de barreras existe gracias a que las personas están confundidas dada la enorme cantidad de información poco atractiva para consumir frente al tema. Hay personas que no saben cómo comenzar un cambio de comportamiento y por lo tanto no se comprometen en un curso de acción determinado.

El 24% de los consultados creen que hay mucha información al respecto y este exceso de información no les ayuda a definir cómo actuar frente la crisis ambiental. El 18% no sabe qué cambios conductuales necesita hacer en concreto para aportar al freno de la crisis.

  Bogotá Medellín Cali Barranquilla
Hay tanta información por ahí fuera que estoy confundido sobre como hacer este cambio 16% 38% 15% 32%
No entiendo suficiente de los detalles sobre como hacer este cambio 16% 10% 27% 20%

Medellin parece ser la ciudad más abrumada por exceso de información, instrucciones y voces hablando del tema mientras que Cali reporta necesitar información concreta sobre cambios específicos en el comportamiento para ayudar a frenar la crisis ambiental.

RELACIONES INTERPERSONALES.

La quinta barrera a superar en Colombia para adoptar una cultura pro ambiental son las relaciones interpersonales. Esta tipología de barreras se basa en la creencia que el grupo social cercano desaprobaría los cambios de comportamiento necesarios para mejorar el ambiente, también acobija la creencia de ser potencialmente excluido de grupos sociales por tener comportamientos ahorradores de agua, poco asadores de plástico etc.

Para el 20% de los consultados es una preocupación la opinión de sus amigos y cercanos frente a los cambios necesarios para frenar la crisis; no quieren ser percibidos como fanáticos, exagerados, sectarios etc. Por otro lado, cerca del 19% de los consultados cree que si adopta comportamientos pro ambientales o modifica su comportamiento estaría defraudando personas cercanas

  Bogotá Medellín Cali Barranquilla      
Me preocupa que mis amigos me desaprueben si hago este cambio 16% 38% 15% 32%      
Estaría defraudando a ciertas personas si hiciera este cambio 16% 10% 27% 14%      

La preocupación por la desaprobación de los cambios por parte de amigos se presenta con mayor fuerza en Medellín y Barranquilla. Por su parte los consultados en Cali reportan con mayor frecuencia preocupación por defraudar a los demás si adoptan cambios radicales en su comportamiento en pro de mejorar el medio ambiente.

ALGUOS COMENTARIOS

La salud de la tierra equivale a la salud de todas las especies, incluidos nosotros mismos. Las marcas, los procesos educativos, las instituciones y en los hogares se debe extinguir dos tipos de creencias que nos impiden adoptar comportamientos pro-ambientales

  • Por un lado, creemos que lo que hacemos ya es suficiente: Cuando se analiza el comportamiento urbano, se observa que un comportamiento pro ambiental por lo general compensa 5 comportamientos anti ambientales. Es por ello que debemos incrementar nuestro repertorio de comportamientos no aplazarlos o solo sustituirlos.
  • Por otro lado creemos que lo que hacemos no tendrá impacto y por ello lo defendemos con poca fuerza, para evitar entrar en conflicto normalizamos los comportamientos anti ecológicos de los demás y debemos recordarnos que dé a poco se llega lejos.

Estas cifras además alertan a los productores de política pública a ser muy claros en las campañas de prevención ambiental. Se necesita socializar con las personas comportamientos claros, pequeñas metas para ir modificando su comportamiento. La información actual parece abrumar mas que invitar a un cambio.

 

 

 

 

 

 

Cristina Contreras

Cristina Contreras

Cristina tiene estudios en psicología y estadística. Tiene más de 11 años de experiencia en modelamiento predictivo de comportamiento humano en escenarios de consumo y compra

Artículos Relacionados

Conversación digital sobre estrés: Hallazgos desde text mining

Los suplementos nutricionales y vitaminas empiezan a tener un rol más proactivo que reactivo en la...

CONTINUAR LEYENDO

Cinismo económico ¿Qué genera optimismo en los colombianos?

Las emociones que despierta en los colombianos la percepción de la situación económica y las...

CONTINUAR LEYENDO

Preocupaciones de los colombianos: 2021 vs 2022

Nuestro observatorio pulso del consumidor encuesta anualmente cerca de 2700 personas con el...

CONTINUAR LEYENDO